EL EVANGELIO DEL DOMINGO.

15 de marzo de 2015.Domingo 4º de Cuaresma.

Comentario de la viñeta: La luz de JC ha de brillar en el mundo entero, en lo más alto de la humanidad, tanto geográfico como humano. A miles de metros, no para señalar ni culpabilizar, sino para salvar e iluminar las conciencias.

Juan 3,14-21

“Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así también es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado en lo alto, para que todos crean y tengan la vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo, no para condenarlo, sino para salvarlo. La luz vino al mundo y los hombres prefirieron la tiniebla. El que obra mal odia la luz, porque su maldad será descubierta. El que camina en la verdad busca la luz.”