EL EVANGELIO DEL DOMINGO.

18 de febrero de 2015. Miércoles de Ceniza.

Comentario a la viñeta: La propuesta de JC es que nos demos la vuelta hacia los otros, que dejemos a Dios que sea Dios, pero desde dentro de nosotros mismos, siempre en proyección hacia afuera de nosotros mismos. Limosna para el otro, ayuno para uno mismo y oración para Dios.

Mateo 6,1-6. 16-18

“Procurad no hacer el bien delante de la gente para que os vean. Cuando des limosna no lo publiques al son de trompetas, procura que tu limosna quede en secreto, y el Padre que lo ve te premiará. Cuando recéis no lo hagáis de pie y en las plazas para que os vean. Entra en tu habitación, cierra la puerta y reza a tu padre que comparte tus secretos. No multipliquéis las palabras porque vuestro padre sabe lo que necesitáis antes de que lo pidáis. Cuando ayunéis no pongáis cara triste ni desfiguréis el rostro para mostrar a todos lo que hacéis. Cuando ayunes perfuma tu cabello y no dejes de lavarte la cara, porque no son los hombres quienes deben darse cuenta de que tú ayunas, sino tu Padre, que está en tu interior.”