26 de Marzo. Domingo 4º de Cuaresma.

Juan 9,1-41

“JC se encontró con un ciego de nacimiento.  Hizo un poco de barro, untó los ojos del ciego y le dijo que se lavara. El ciego se lavó y volvió a ver. JC les dijo entonces: Yo soy la luz del mundo.”

Comentario: JC restriega barro en los ojos al ciego. El barro pudiera ser la dura realidad que tanto nos molesta ver en la televisión y en las calles y en las sociedades violentadas. Luego, JC le pide que se lave. El agua pudiera ser la fe que da luz a unas conciencias adormecidas.