Texto de Marcos 10,456-52:

“JC se acercó al ciego de nacimiento llamado Bartimeo, le preguntó qué quería. El ciego quería ver.  Entonces JC le dijo: Puedes irte, tu fe te ha salvado. El ciego recobró la vista, se levantó y se puso a caminar con JC”.

Comentario:

Los objetivos económicos nos ciegan a menudo, las tecnologías nos absorben y nos fanatizan con ilusiones, a veces, y olvidamos los eternos interrogantes que solo la filosofía y la religión han atisbado.