El pasado domingo es 21 de febrero y como todos los días 21 de cada mes se nos ofrece la efemérides del sacrificio del mártir Siervo de Dios Ángel,  que dió testimonio de su fe el 21 de septiembre de 1936.

Un sacerdote, también manchego, Don Julián Escobar, muy conocido en Almadén por sus colaboraciones en la revista «Shemá» y por sus «Homilías..» y que frecuentemente escribe sobre los mártires y su testimonio, ha puesto su pluma, una vez más, al servicio de la memoria de los mártires, en este caso del Padre Ángel y ha escrito el bellísimo escrito que acompaña esta noticia.

Nos ha parecido oportuno ofrecer a todos los «amigos» de Ángel el texto de Don Julián. Si de aquí al 21 de septiembre se reuniera el dinero suficiente sería enviado al domicilio de todos los «amigos». Hasta que se dé esa circunstancia nos tendremos que conformar con leerlo aquí soportando la molestia que ello supone pero que también representa una oportunidad para ofrecer esa molestia al que nada menos que dió su vida por no renunciar a su fe.

Como en todos los días 21, la Misa que se celebró en la Parroquia de Santa María de la Estrella de Almadén fue ofrecida en sufragio y recuerdo de Ángel y la colecta que  se hizo sera remitida al Seminario de Ciudad Real para engrosar la Beca Ängel Muñoz de Morales Sänchez Cano.

Todos nosotros, dondequiera que nos encontremos, hemos tenido la oportunidad en ese día de recordar a nuestro «amigo» y pedirle que interceda para que nuestra fe sea fortalecida, confirme nuestra esperanza y acreciente nuestra generosidad en la caridad. Y todo ello  leyendo » Danos un corazón de amor y Misericordia..».

Un cordial saludo a todos.