Es menester levantarse de nuevo y dirigirse al Padre para pedirle perdón.

Nos espera con los brazos abiertos.

Para él es una alegría vernos de nuevo a su lado.

Es que realmente nos ama.

No quiere nuestra perdición, sino nuestra salvación.