Texto de Lucas 1,26-38

“Dios envió al ángel Gabriel donde una joven virgen que vivía en Galilea en la ciudad de Nazaret, y era prometida de José. La virgen se llamaba María”.

Comentario: Cualquier embarazo supone siempre cambios, a veces molestias, de vez en cuando sorpresas. Afortunadamente en este caso Dios está con María, y María está por Dios.