Texto de Marcos 6, 1-6

“JC entró en la sinagoga de Nazaret y se puso a enseñarles las escrituras. La gente se extrañaba porque le conocían y sabían quiénes eran su familia. No solo le criticaban sino que no le creían. Y JC se extrañaba de su falta de fe.”

Comentario:

Los profetas, dice JC, no son bienvenidos porque dicen la verdad, a veces dolorosa, a menudo poco rentable, en un mundo violento y egoísta.