COMUNICADO 1º DOMINGO ABRIL.

 

En la última Asamblea de Cáritas Diocesana  se ha considerado la necesidad de revitalizar las Cáritas Rurales. Por primera vez en muchos años, los equipos de trabajo apuestan por los territorios más empobrecidos de la provincia.

Es el momento de defender la dignidad de los más pobres que territorialmente somos las zonas rurales. Se ha tenido en cuenta lo que llevamos defendiendo muchos años, que la pobreza no consiste solo en lo económico, si no la falta de infraestructura y de oportunidades como: carencia de comunicaciones, jóvenes que tienen que emigrar por falta de recursos y oportunidades, aislamiento territorial, la falta  de presencia  de la Administración Pública, envejecimiento de la población.

Como Cáritas Rural, somos conscientes que difícilmente podemos atender de manera integral a las personas que nos piden ayuda con esta realidad.

Esperamos que este objetivo de trabajo en los próximos años, dé sus frutos. Creemos que en este   tiempo de Cuaresma, Cáritas nos llama a que todos aportemos lo que tenemos y lo que somos, lo bueno que nos caracteriza y distingue para que repercuta en el bien de todos, y especialmente de los que más lo necesitan.