COMUNICADO PRIMER DOMINGO DE FEBRERO 2020

En este primer domingo de mes, queremos hacer hincapié las fuerzas positivas del mundo rural.

Llevamos muchos años como grupo de Cáritas a nivel Arciprestal y vamos comprobando cómo afectan las realidades a nuestros pueblos: la despoblación, la falta de acceso a derechos básicos,  el envejecimiento de los habitantes,  que cada vez se encuentran más solos y desprotegidos ante de las nuevas tecnologías.

Situaciones con las que convivimos y aceptamos, pero que nos pone en un segundo nivel respecto a las personas que viven en zonas urbanas o zonas más centralizadas.

Como habitantes de zonas rurales, pequeñas y alejadas, debemos trabajar de manera común por un futuro local, donde poner en valor nuestra forma de vida: la naturalidad, el acompañamiento al prójimo, la buena convivencia, el esfuerzo por mantener la cultura, la tradición…

Es necesario reconocer a aquellas familias que  durante estas últimas décadas han apostado por mantener sus vidas y trabajos en las zonas rurales.  Mantienen así la economía local, el cuidado del entorno y los valores más puros de la buena convivencia.

Desde el grupo de Cáritas os pedimos que no cesemos en el intento de mantener un mundo rural vivo, que mire por el bienestar de sus habitantes construyendo  una comunidad unida.