MENSAJE DE CÁRITAS EN EL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL.

MENSAJE DE CÁRITAS EN EL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL.

La salud mental, la enfermedad vetada

Aunque pueda parecer algo propio del pasado, las enfermedades mentales siguen a día de hoy generando mucho rechazo en la sociedad a pesar de que son muchas las personas que padecen algún tipo de problema psiquiátrico o neurológico. Ser un enfermo metal no está bien visto y provoca que la persona que sufre dicho problema se aísle del resto del mundo y tenga grandes problemas a la hora de formar una familia o encontrar un trabajo con el que subsistir

Según la Organización Mundial de la Salud en la actualidad existen una gran número de enfermedades mentales, siendo la depresión una de las más sufridas por una parte importante de la población. A pesar de lo que pueda pensar una gran parte de la sociedad, las personas que padecen dichos trastornos pueden llevar una vida normal siempre y cuando estén bajo una supervisión y sigan un tratamiento por parte de un especialista.

En este año 2018, desde Cáritas Diocesana de Ciudad Real hemos realizado un análisis de la realidad a través de cuestionarios que han contestado distintos agentes del programa de atención a personas sin hogar: técnicos, personal voluntario, participantes y personas con enfermedad mental de los recursos residenciales de Cáritas Diocesana. En los cuatro centros de atención se ha trabajado con un total de 157 personas con problemas de salud mental, 93 sin diagnóstico y 64 con diagnóstico.

Los equipos técnicos de todos los centros han valorado la atención que se presta desde los diferentes dispositivos que se utilizan en cada localidad. Así, con respecto a las Unidades de Conductas Adictivas (UCA’s) hay dificultades en la atención específica porque las citas son muy espaciadas en el tiempo llegando a demorarse entre 1 y 2 meses, ya que parece existir una larga lista de espera. La atención que se presta en las UCA’s  es, en líneas generales, buena, pero también adolece de una buena coordinación con los equipos de nuestros centros. Nuestra percepción es que falta feedback por parte de los profesionales hacia los equipos, sobre todo en Ciudad Real y Puertollano, porque es en nuestros centros, donde se conoce mejor la realidad de las personas. Además, esta intercomunicación hay que cuidarla y debería ser ágil ya que, particularmente en Puertollano, ha aumentado el número de personas con mayor deterioro cognitivo o con enfermedad mental.

En cuanto a las unidades de Salud mental, hay dificultades a la hora de hacer la derivación de las personas con patología dual. Por un lado, el enfermo no siempre tiene asumida su problemática con lo que no demuestra interés suficiente, esquivando incluso esta opción. Por otro lado, los psiquiatras y psicólogos de los centros hospitalarios no valoran la atención si ya están siendo tratados en la UCA, aun aportando informes de derivación desde atención primaria, ya que valoran que es en la UCA donde debe realizarse el seguimiento al ser enfermos con alguna dependencia.

A todo ello se suma que algunos médicos de familia muestran reticencias para la derivación al neurólogo o psiquiatra en enfermos con problemas de salud mental sin diagnosticar, derivando también a la UCA en algunos casos, sin saber si tienen o no adicción.

Otra dificultad que encontramos es el acceso a la consulta de psiquiatría es para realizar un diagnóstico y las pautas de medicación. En algunos casos, el diagnóstico se convierte en una carrera de obstáculos para las personas con patología más compleja. El doble diagnóstico de adicción y trastorno mental  (patología dual), o adicción más otro problema neurológico, es de difícil acceso. Se facilita la atención para los problemas de adicción en la UCA, pero algunos profesionales ignoran otras disfunciones como síntomas importantes para un diagnóstico más complejo y con ello se dificulta la derivación especializada pertinente en cada caso. Estos son casos más dificultosos, que no tienen un claro diagnóstico o no están diagnosticados, ni tienen pautada medicación para estabilizar al paciente.

La coordinación con Salud Mental es también difícil cuando la derivación proviene desde estas unidades hacia los centros. Así encontramos algunas veces que, cuando las personas llegan desde urgencias o con alta hospitalaria con motivo psiquiátrico, no traen pautas de actuación y presentan una estabilización muy débil, lo que dificulta el trabajo y la convivencia con ellos. Otras veces, dependiendo del profesional que atienda al paciente, hay más dificultades en el tratamiento integral por falta de criterios comunes y de no tener conciencia de que lo social  influye en la salud y viceversa.

Hoy día Mundial de la Salud Mental queremos contar la historia en primera personas de Juan José Lavado de 53 años que padece agorafobia.

“Desde pequeño mi vida ha estado condicionada a los miedos y a la inseguridad. No podía hacer cosas tan cotidianas como montar en autobús, dar un abrazo o dos besos a una persona, el miedo me tenía atado, era una gran fobia.

Mi padre se ha gastado una fortuna en mí, llevándome a psicólogos. Pero nadie me había diagnosticado correctamente. Estaba cansado de ir a especialistas y médicos que lo único que me mandaban eran relajantes y pastillas que me dormían.

Desde abril del año pasado, me están tratando en el Hospital General. En la primer consulta sentí un gran alivio al escuchar las palabras del especialista, “lo que tú tienes se cura, pero tienes que hacer una serie de ejercicios y terapias de relajación”.

Hago todas las tardes la terapia, no me salto ni un día y gracias a mi constancia he mejorado mucho Con Gloria, la psicóloga de Casa Abraham, he superado muchos retos. Aunque he de reconocer que soy un gran actor y gracias a eso, puedo conllevar mis fobias utilizando elementos de distracción para controlar mis ataques de pánico.

Es muy trabajoso convivir con esta fobia, porque llevas una vida de engaño, de huidas, de simular cosas que no son ciertas y al final te encuentras marginado, porque no puedes estar con la gente. El miedo te hace no abrirte y te evade a un mundo dónde solo estas tú.

A día de hoy, soy más comunicativo, más sociable, estoy más integrado en la sociedad, más optimista y positivo. He aprendido a quedarme con lo bueno y a rechazar lo malo. No vivo del pasado porque solo me tiraría resentimiento y amargura. El presente y el futuro me lo planteo con más calidad, más luz y muchas puertas abiertas. Yo hoy soy libre como el viento”.

COMUNICADO DE CÁRITAS DE OCTUBRE.

COMUNICADO DE CÁRITAS DE OCTUBRE.

COMUNICADO 1º DOMINGO DE MES OCTUBRE 2018

 

Al comenzar el curso, queremos recordar de manera especial, a título de guía en toda nuestra acción, la caridad como virtud más importante, como dice  Corintios, 13: La caridad, no se irrita, no toma cuenta del mal, no se alegra de la injusticia…

      La  caridad es el fin de toda tarea de Cáritas, que se resume en el amor a Dios y a prójimo como a nosotros mismos.

Durante el verano hemos seguido atendiendo en nuestras acogidas, trabajando con nuestro Proyecto de Cooperación Internacional en Perú  y sensibilizando a la comunidad.

Vivir la caridad en la justicia, la participación, la compasión y la solidaridad son las aportaciones específicas que podemos ofrecer a nuestra comunidad desde la  visión de la comunicación  cristiana de bienes.

Seguimos apostando este curso por la formación y coordinación de voluntariado y por la comunicación y sensibilización para la Comunidad,

      Además, este curso trabajaremos, con vuestra ayuda, en los Proyectos que hemos programado dirigidos a distintos colectivos: familias con necesidades, mayores en soledad, jóvenes en exclusión etc.

Podemos seguir  trabajando en esta línea gracias al amor que Dios suscita en los corazones de los miembros de esta parroquia. Que vuestra colaboración personal y económica  con Cáritas  sea signo del amor que recibimos y queremos transmitir.

CÁRITAS. EMERGENCIA EN INDONESIA.

CÁRITAS. EMERGENCIA EN INDONESIA.


EMERGENCIA EN INDONESIA.

La red Cáritas en Indonesia moviliza sus recursos para prestar ayuda a los damnificados por el tsunami.

Yohanes Baskoro, coordinador de Caritas Indonesia, admite que “llevará mucho tiempo recuperarse de este desastre y los retos prácticos para ayudar a los sobrevivientes son enormes”

 Cáritas Indonesia (conocida localmente como KARINA) está haciendo, desde las horas posteriores al grave terremoto y posterior tsunami que asoló el pasado viernes las costas orientales de las islas Célebes (Sulawesi), una identificación de las necesidades más urgentes, en coordinación con los organismos del Gobierno y otras agencias humanitarias no gubernamentales.

Respuesta a necesidades básicas

De acuerdo con los datos facilitados por Karina a la red internacional de Cáritas, hay una gran necesidad de alimentos, agua, refugio temporal y medicinas, que son las prioridades en las que la red Cáritas en Indonesia está centrando su respuesta en esta primera fase de la emergencia y en la que, con toda probabilidad, tendrá que seguir poniendo el foco en los próximos meses.

En palabras de Yohanes Baskoro, coordinador de programas de Cáritas Indonesia, “llevará mucho tiempo recuperarse de este desastre”. “Es probable que las víctimas sean más de 1.000 personas, porque hay muchos lugares que todavía no han sido visitados, así que realmente no podemos saber lo qué ha pasado. Esta catástrofe ha provocado una gran cantidad de muertes y los retos prácticos para ayudar a los sobrevivientes son enormes”, añade.

Equipo de Cáritas se desplazan a Palu

Un equipo de evaluación de la diócesis de Makassar, ubicada al sur de Sulawesi, está viajando por tierra a Palu, al norte de la isla, donde si sitúa la “zona cero” de la catástrofe. La distancia es de 500 km y normalmente dura una 9 horas, pero que las vías terrestres están dañados y el acceso a la zona siniestrada es muy complicada. Otro equipo está viajando desde Yakarta, pero los aeropuertos están también muy saturados con la llegada de personal humanitario.

Además de colaborar en la respuesta a la emergencia, estos equipos van a evaluar en el terreno las prioridades de los damnificados, con objeto de diseñar una respuesta orientada a cubrir las necesidades más urgentes y las primeras medidas de reconstrucción.

Llamamiento de ayuda

Se estima que en los próximos días Cáritas Indonesia estará ya en condiciones de emitir un llamamiento de ayuda a toda la red Cáritas para canalizar el apoyo económico a los distintos capítulos de la emergencia, la post-emergencia y la reconstrucción.

Cáritas Española está a la espera de conocer los detalles de ese llamamiento para movilizar los fondos de solidaridad con Karina e identificar el destino de los mismos por zonas, necesidades y número de damnificados.

KARINA está siguiendo el procedimiento de respuesta a emergencias de la red Cáritas para apoyar la respuesta que lidera una comisión integrada por la diócesis de Manado (al norte de Célebes) y la Cáritas Archidiocesana de Makassar. Ambas serán responsables de la respuesta a esta emergencia, bajo la coordinación de KARINA.

La diócesis de Makassar habilitará algunos de sus edificios para acoger a los desplazados que llegarán desde Palu en los próximos días. Mientras que en Manado se están habilitando los patios de las iglesias como refugios temporales. El director diocesano ha pedido a las parroquias donaciones para afrontar la respuesta inicial, al tiempo que grupos de jóvenes voluntarios se han movilizado para ayudar a los damnificados.

Más de 1.200 muertos y 48.000 desplazados

Según los datos actualizados por la Agencia Nacional de Gestión de Desastres de Indonesia (BNPB), el balance de muertos por el seísmo y el posterior tsunami es de al menos 1.234 muertos, además de 799 heridos graves ingresados en distintos centros hospitalarios.

Los servicios de electricidad, agua y gas siguen interrumpidos. Miles de personas carecen de alimentos y agua, mientras los centros de desplazados no dejan de recibir damnificados en busca de ayuda de primera necesidad. En un recuento inicial, se han contabilizado ya 48.000 personas acogidas en refugios temporales.

El único acceso para llegar a la ciudad de Palu es a través de Mamuju Pasang Kayu y Donggala. Esta ruta está ahora muy concurrida, ya que es el único camino para hacer llegar la ayuda a la zona afectada. Las condiciones de la carretera, las limitaciones en las comunicaciones y la falta de estaciones de servicio son auténticos retos para el equipo de Cáritas Makassar que intenta llegar a la zona.

Hasta el momento, las necesidades más urgentes que se han identificado son agua potable, alimentos, medicinas y personal médico, y alimentos infantiles, así como combustible, carpas, tanques de agua, equipo de iluminación, generadores, bolsas, mantas y cubiertas.

Emergencia en el Sahel.

Cáritas diocesana de Ciudad Real ha habilitado unas cuentas bancarias en las que se pueden hacer donativos para que desde Cáritas se atienda la emergencia humanitaria que se está desencadenando en esta región al sur del Sáhara y en el centro de África.

SAHEL: MÁS DE SEIS MILLONES DE PERSONAS SE VEN AFECTADAS POR LA FALTA DE ALIMENTOS

La Crisis alimentaria en el Sahel afecta ya a más de seis millones de personas, de ellas 1,6 millones de menores de 5 años sufren malnutrición severa. Se trata de la peor crisis alimentaria desde 2012.

 Cáritas. 11 de julio de 2018.- Senegal, Malí, Burkina Faso, Níger, Chad y Mauritania; el norte de Camerún y el noroeste de Nigeria son los países afectados por una crisis alimentaria que tiene su origen en varios factores.

Escasez de lluvias

Los datos, del mes de febrero de este año preveían 600.000 personas en Burkina Faso, más de  890.000 en Chad; más de 800.000 en Malí, más de 602.000 personas en Mauritania, más de 1.400.000 en Níger y en Senegal más 550.000 personas en situación de crisis alimentaria y necesitas de ayuda alimentaria y para mantener sus medios de vida. Ya hemos sobrepasado estas cifras.

En 2017 las lluvias fueron escasas y difíciles de prever llevando a las familias a no disponer de una reserva de alimentos suficiente para pasar el periodo de escasez que se repite todos los años entre junio y septiembre, hasta la siguiente cosecha. Las reservas de grano insuficientes ponen en riesgo la siguiente cosecha al no tener nada que sembrar. A esta escasez hay que sumar el incremento de los precios de los alimentos. Mientras el precio del cereal crecía un 17 % en el mundo en Malí el crecimiento era de un 20 %, en Burkina un 25 % y en algunos mercados de este último hasta un 80 %.

La falta de lluvias y por tanto de pasto, ha hecho que quienes no dependen del cereal sino de las cabezas de ganado, unos 2,5 millones de pastores, han visto como el precio de las mismas bajaba y se han visto forzados a una trashumancia temprana, lo que genera un nuevo conflicto con los agricultores que ven desaparecer las cosechas al paso de los rebaños.

Conflictos armados y personas desplazadas

El incremento de los conflictos armados en la zona junto a algunas crisis olvidadas es otro de los factores que se suman a la grave situación que vive la región.

Conflicto Lago Chad que afecta a Chad, Níger y Nigeria ha generado 1.631.000 desplazados internos y 322.000 refugiados.

Conflicto Malí que implica también a Burkina Faso y Mauritania ha provocado el desplazamiento interno de 71.500 personas y 207.000 refugiados.

Se teme que la creciente inseguridad y la persistencia de los conflictos en Malí y Níger puedan sumar entre 250.000 y 500.000 personas más a estas cifras.

Respuesta de Cáritas

Las Cáritas de Senegal, Níger, Mauritania, Malí, Burkina Faso ya han comenzado a dar respuesta con acciones encaminadas sostener económicamente a las familias para que puedan comer y  no tengan que vender ganado o consumir las semillas para la próxima cosecha, son 635 hogares en Senegal, 1.500 en Níger, 1.500 en Mauritania y 2.000 en Burkina. Estas acciones se complementan con distribución de alimentos, acceso al agua y creación de medios de vida. Con esto se favorece la permanencia en los lugares de origen y se evita que las familias tengan que desplazarse en busca de medios de vida.

Cáritas Española está apoyando las llamadas de emergencia lanzadas por las Cáritas de Senegal con 40.000 €, Burkina con 60.000, Níger 100.000 €.

cartel emergencia humanitaria Sahel

 

Memoria de Cáritas del año 2017.

Memoria de Cáritas del año 2017.

Ofrecemos la memoria de Cáritas diocesana de Ciudad Real del curso pasado, del 2017. caso 1500 voluntarios hacen posible la labor de Cáritas en la diócesis. Cabe destacar la acogida que se ha hecho a casi 5000 personas, la mitad españolas y la otra mitad inmigrantes.