CINE PARA LA CATEQUESIS. EN BUSCA DE LA FELICIDAD.

CINE PARA LA CATEQUESIS. EN BUSCA DE LA FELICIDAD.

CINE PARA LA CATEQUESIS. EN BUSCA DE LA FELICIDAD.

Título: En busca de la felicidad.                                                                                                                                                                                                                                                                                       Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Gabriele Muccino.
Año: 2006.
Duración: 117 minutos .
Actores: Will Smith, Jaden Smith, Thandie Newton.

Comentario: Historia de superación personal, en la que los problemas económicos no permiten al protagonista conseguir los objetivos mínimos vitales de mantener con dignidad a su familia. Basada en la historia real de Chris Gardner. A pesar de la falta de dinero y de las deudas que se van acumulando a lo largo de la película, el objetivo superior de la felicidad se mantiene intacto gracias al esfuerzo del padre que mantiene al hijo al margen de los agobios monetarios que le acosan sin misericordia en una sociedad en la que el dólar es el rey. Es memorable el diálogo que mantienen padre e hijo en una cancha de baloncesto acerca de la primera regla que debe regir su vida. Los momentos en los que la dignidad del protagonista toca fondo en los albergues y en los baños públicos del metro son muy dramáticos. A pesar de todo es capaz de compartir un billete de cinco dólares, lo poco que le queda en la cartera, con el millonario directivo de una financiera en la que acaba de entrar de prácticas. A partir de ahí el esfuerzo y el trabajo le permitirán ver con esperanza el futuro próximo. Muy metafórico el aparato que Chris lleva a cuestas durante casi toda la película, un scáner pesado e incómodo que le lastra y parece el responsable de todos sus problemas. Es interesante buscar en Internet datos sobre el personaje que ha inspirado la película, y descubrir que después de conseguir el éxito personal se ha dedicado a ayudar a otras personas que pudieran haberse encontrado en una situación similar.

 

Javier Prat Cambra.

CINE PARA LA CATEQUESIS. 100 METROS.

CINE PARA LA CATEQUESIS. 100 METROS.

CINE PARA LA CATEQUESIS. 100 METROS.

Título: 100 metros.                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Nacionalidad: España.
Director: Marcel Barrena.
Año: 2016.
Duración: 108 minutos .
Actores: Dani Rovira, Karra Elejalde, Alexandra Jiménez.

Comentario: Historia se superación personal que narra la peripecia real de Ramón Arroyo, a quien le diagnosticaron esclerosis múltiple. Le dijeron que en un año no sería capaz de caminar ni cien metros. Decidió entonces plantarle cara a la vida y participar en la prueba deportiva más dura del mundo. A ello le ayudaron su mujer y su suegro, que pone la nota de humor en esta dramática película. Es interesante ver el comportamiento del protagonista antes de la enfermedad, en los primeros minutos de la película, un ejecutivo de éxito al que le va todo bien y apenas se preocupa por nada. También hay que destacar cómo los propios pacientes describen la enfermedad, sin adornos, tal como ellos la viven, no como la explican los médicos o la ven los que les rodean, a veces con lástima. Ojo, no tiene cura, solo se puede aprender a convivir con ella. Son muy divertidos los minutos que la película dedica a contar el duro entrenamiento de Ramón y su suegro inmisericorde. Al final, resulta que después de tantas horas la ayuda ha sido mutua, de ida y vuelta, porque el entrenador también consigue superar sus problemas personales. Finalmente, Ramón no solo consigue participar y superar el “Iron man”, el triatlón, sino que participa en medias maratones y otras pruebas en las que se compite sobre todo contra sí mismo y una enfermedad que le va acompañar siempre. La fe de los que le ayudan se muestra visiblemente en los instantes en los que parece que el triatleta no llegará a la meta, mientras los organizadores empiezan a desmontar. En un sólido abrazo cruzan la meta todos juntos. Hermosa lección para la vida.

Javier Prat Cambra.

 

Javier Prat Cambra.

CINE PARA LA CATEQUESIS. JUAN PABLO II, NO TEMÁIS.

CINE PARA LA CATEQUESIS. JUAN PABLO II, NO TEMÁIS.

CINE PARA LA CATEQUESIS. JUAN PABLO II, NO TEMÁIS.

Título: Juan Pablo II: No temas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Nacionalidad: Vaticano.
Realización: TV Vaticano.
Año: 2005.
Duración: 59 minutos .

Comentario: Este documental presenta al Papa de los récords, el más importante del siglo XX. Karol Wojtyla fue precoz en todas las cosas. Se ordenó sacerdote a los 26 años, fue nombrado obispo a los 37 años, cardenal a los 48 y finalmente Papa a los 58 años. Batió todos los récords de los Papas anteriores al recorrer el mundo en sus más de150 viajes por los casi 200 países del mundo actual, cinco de estos viajes a España. La película puede utilizarse para presentar la Iglesia a través de uno de sus líderes actuales más importantes. Nos presenta al Papa en sus inicios como joven actor y poeta, como seminarista a pesar de la persecución nazi y joven sacerdote y obispo frente a la dictadura comunista. Finalmente nos ofrece una semblanza del Papa que ha revolucionado la Iglesia con sus viajes y su cercanía al pueblo. Es el Papa que por primera vez visitó a los judíos en su sinagoga más importante, en Roma, que rezó junto a los líderes religiosos del mundo en Asís, que habló al mundo a través de sus representantes en la  ONU. También ha sido el primer Papa tiroteado y casi asesinado en la Plaza de San Pedro. Ha sido un Papa joven, fuerte y deportista, de buen humor, gran orante e incansable viajero. Incluso en sus últimos años, ya viejo y enfermo, ofrece una imagen digna y firme ante los graves problemas del mundo.

Javier Prat Cambra.

 

CINE PARA LA CATEQUESIS. FRANCISCO, EL PADRE JORGE.

CINE PARA LA CATEQUESIS. FRANCISCO, EL PADRE JORGE.

CINE PARA LA CATEQUESIS. FRANCISCO, EL PADRE JORGE.

Título: Francisco, el padre Jorge.                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Nacionalidad: Hispano-argentina.
Director: Beda Docampo Feijoó.
Año: 2015.
Duración:  100 minutos .                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Actores: Darío Grandinetti, Silvia Abascal.

Comentario: Esta película presenta al Papa Francisco. Es un documento fundamental para situar y conocer la figura del actual líder de la Iglesia católica. Recoge los años de juventud de Jorge Bergoglio, su vocación a pesar de los primeros amores, la influencia de su abuela y su devoción franciscana. Hace un recorrido por sus años como rector del seminario en su preocupación por los jóvenes  y como arzobispo de Buenos Aires, siempre cercano a los barrios más pobres y miserables de la gran capital argentina. Viendo la película se entienden los gestos humildes de Francisco al rechazar zapatos nuevos, anillo y cruz pectoral. Viaja en bus, cocina y se lava la ropa interior, charla con los jóvenes en las canchas de fútbol, perdona pecados muy graves cuando escucha y entiende a los pobres, rechaza y se enfrenta a la corrupción política… Finalmente nos ofrece el proceso de elección de los últimos papas, Benedicto XVI y Francisco. Es interesante ver cómo funcionan los cónclaves, que se adaptan a los tiempos, al recoger los móviles a los cardenales para evitar filtraciones a los medios. La película, en los últimos minutos utiliza imágenes reales de Francisco en el balcón de San Pedro cuando pide al pueblo que rece y bendiga al nuevo obispo de Roma.

Javier Prat Cambra.

CINE PARA LA CATEQUESIS. HOTEL RWANDA.

CINE PARA LA CATEQUESIS. HOTEL RWANDA.

CINE PARA LA CATEQUESIS. HOTEL RWANDA.

Título: Hotel Rwanda.                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Nacionalidad: Reino Unido.
Director: Terry George y Angela Guzmar.
Año: 2008.
Duración: 119’.
Actores: Don Cheadle, Sophie Okonedo, Nick Nolte y Joaquin Phoenix.

Comentario: Tercera historia de sacrificio y de entrega a los demás. La película narra la experiencia real de Paul Rusesabagina, el gerente del Hotel Mil Colinas en la ciudad de Kigali, en Rwanda, durante el genocidio de 1994. Los primeros minutos sirven para presentar la situación de inestabilidad que se plantea en el país ante el odio intertribal entre hutus y tutsis. Por motivos políticos ambas etnias se enfrentan por el poder. Las Naciones Unidas se muestran impotentes, con una preocupante falta de medios, ante la escalada de violencia. El Hotel protagonista se convierte en un oasis de refugio y normalidad, mientras en las calles y poblaciones del país se inicia la masacre de un millón de personas. La vida del Hotel continuaba con su ritmo cotidiano, con trabajadores y clientes de ambos grupos étnicos en armonía. El gerente, de etnia hutu, con hábil diplomacia y dinero, consigue salvar más de mil tutsis de la matanza. Casualmente su mujer también es tutsi, y sus hijos el resultado del mestizaje de ambas etnias. La cruz está presente en el cuello de la esposa del gerente, y brilla visiblemente y de forma continua cada vez que los violentos intentan asesinar a los refugiados del hotel. Es muy clarificadora la escena en la que las fuerzas especiales europeas rescatan a los turistas europeos y abandonan a los africanos. El coronel de los cascos azules lo manifiesta con claridad al decir que “no le importáis a nadie en occidente”. Finalmente, consiguen huir de Kigali y llegar a territorio seguro. Con su sacrificio, ya que vio la muerte muy cerca en varias ocasiones, el protagonista salvó a muchas personas condenadas a muerte, y marcó la única política posible de la convivencia.

Javier Prat Cambra.

 

CINE PARA LA CATEQUESIS. HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE.

CINE PARA LA CATEQUESIS. HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE.

CINE PARA LA CATEQUESIS. HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE.

Título: Hasta el último hombre.                                                                                                                                                                                                                                                                                       Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Mel Gibson.
Año: 2016.
Duración: 131’.
Actores: Andrew Garfield, Sam Worthington, Hugo Weaving.

Comentario:  

Segunda historia de sacrificio y de entrega a los demás. La película narra la vida real de Desmond  Doss, un joven soldado sanitario que participó en la batalla de Okinawa. La primera parte de la película nos presenta al joven Doss que, por motivos de violencia familiar y motivos religiosos,  reniega del uso de las armas. El joven objetor decide alistarse en el ejército que va a luchar en la II Guerra Mundial como sanitario. Según sus propias palabras “para salvar vidas en vez de quitarlas”. Se hacen largos los minutos de la película en los que el recluta es sometido a humillaciones e incomprensiones durante la instrucción. La segunda parte de la película se centra en la sierra de Hacsaw, en la isla de Okinawa. Doss actúa como sanitario. Desde el primer momento de la batalla queda claro que no es un cobarde. Sin armas recorre el frente de batalla rescatando y trasladando heridos sobre sus hombros. Durante una retirada queda solo en lo alto de la sierra, bajo el fuego de la artillería. Le pregunta a Dios “qué quieres de mí”. La respuesta se la da Dios a través de los heridos que quedan desperdigados por el campo de batalla. Durante toda la noche recoge y desciende 75 soldados heridos, él solo. Al borde del agotamiento le reza a Dios “dame fuerzas para uno más”. Finalmente, todos los oficiales y soldados que lo tacharon de cobarde se rinden a su valor, y le piden su oración antes de volver al día siguiente al combate. Con su sacrificio, en medio del horror de la guerra, sienta las bases de la posterior objeción de conciencia actualmente extendida en todas las sociedades democráticas.

Javier Prat Cambra.