GRACIAS, FRANCISCO JOSÉ.

GRACIAS, FRANCISCO JOSÉ.

GRACIAS, FRANCISCO JOSÉ.

Después de dos años de servicio pastoral en la parroquia de Almadén el sacerdote Don Francisco José García Francés ha sido destinado a las parroquias de Villahermosa y Fuenllana. Gracias por todo lo que dejas a esta comunidad a la que has servido y que Dios te bendiga en tu nuevo destino.

BIENVENIDO, DOMINGO.
El sacerdote Domingo García-Muñoz Elipe ha sido nombrado párroco in solidum con atención preferencial a la parroquia de Almadén para los próximos años. Atenderá también las parroquias de Alamillo, Guadalmez y San Benito. Bienvenido de nuevo a la parroquia donde te formaste como sacerdote. Forman parte del equipo in solidum los sacerdotes José Carlos Mora, con atención preferencial en Chillón, Saceruela y Almadenejos, y José Luis Jiménez, con atención preferencial en Agudo, La Puebla de Don Rodrigo y Valdemanco.

DON GERARDO MELGAR. OBISPO DE CIUDAD REAL.

DON GERARDO MELGAR. OBISPO DE CIUDAD REAL.

Monseñor Gerardo Melgar tomó posesión de la Diócesis el sábado 21 de mayo, a las 12,00 h., en la Catedral de Santa María del Prado. 

Biografía

Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia.

Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976.

A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional.

Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993).

En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia.

El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana.

Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar.

De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010).

El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.

CURSO «LA ALEGRÍA DE EDUCAR». CONCLUSIÓN.

CURSO «LA ALEGRÍA DE EDUCAR». CONCLUSIÓN.

Los casi 200 profesores y maestros de Religión de Primaria y Secundaria de la diócesis de Ciudad Real han realizado el curso «La alegría de educar». El curso se inició el día 29 de septiembre en una jornada en el Seminario diocesano de Ciudad Real con una ponencia del dibujante y maestro Francisco Velasco Fano, de la diócesis de Málaga. El curso se ha desarrollado posteriormente los días 16, 17, 23 y 24 de octubre en las diferentes sedes de la diócesis. Los profesores de la Comarca de Almadén se han reunido en las aulas del IES Picasso de Almadén. En estas sesiones los profesores han trabajado sobre diferentes documentos, disponibles en esta web, muchos de ellos del Papa Francisco, del Concilio Vaticano II o del obispo diocesano Don Gerardo Melgar.

«MISSIO CANONICA» DE LOS PROFESORES DE RELIGIÓN DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD REAL.

«MISSIO CANONICA» DE LOS PROFESORES DE RELIGIÓN DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD REAL.

LA «MISIO CANÓNICA» DE LOS PROFESORES DE RELIGIÓN.

Celebración en la Catedral de Ciudad Real.

Esta es la homilía del obispo Don Gerardo Melgar durante la celebración, el día 13 de octubre, de la Eucaristía en la Catedral en la que se produjo el envío de los profesores de Religión de la diócesis de Ciudad Real.

«Querido Sr Delegado Episcopal de Enseñanza de la Diócesis. Queridos Profesores de Religión de esta Diócesis de Ciudad Real.

Y queridos hermanos todos que habéis querido estar en esta celebración en la haremos la entrega de la Missio Canónica a los Profesores de Religión.

Como cada año, tenemos hoy esta celebración importante, eclesial, y diocesana, en la que vosotros como profesores de Religión, de escuelas e Institutos vais a recibir la Misio Canónica, es decir la misión que la Iglesia os confía de enseñar y dar a conocer  a los alumnos la Historia de la Salvación en la que Dios juega un papel principal y protagonista, así como la persona, la vida y el mensaje de Jesús a vuestros alumnos.

La Missio Canónica es el envío que el Obispo, como Máximo representante del Señor y de la Iglesia  en la Diócesis hace a cada uno de los profesores de Religión Católica, que expresa  que quienes la recibís estáis suficientemente capacitados para impartir la enseñanza de la Religión católica en los Centros de enseñanza de nuestra Diócesis.

La missio Canónica tiene para nosotros  un doble significado al recibirla:

1.- Expresa el envío que la Iglesia os hace para que ejerzáis como profesores de Religión católica, es decir, que sois enviados y debéis sentiros enviados.

2.- Ser conscientes de actuáis no en nombre propio sino en nombre de la Iglesia.

Este doble significa do lleva consigo una doble obligación yo un doble deber por parte de cada uno de vosotros que debéis tratar de cumplir todo lo mejor que sepáis:la fidelidad y la responsabilidad

El primer deber es la fidelidad. Se trata de ser fieles en vuestro trabajo a lo que la Iglesia os confía y enseñar lo que la Iglesia os pide. Uno puedo enseñar lo que a él se me ocurra, si ha sido enviado por otro para una misión concreta. La Iglesia quiere que enseñe aquello para lo cual me ha confiado la misión de actuar en su nombre, porque para eso soy un enviado ella y ella me ha confiado esta misión que debo cumplir.

El segundo deber es la responsabilidad. Responsabilidad profesional, para cumplir con la misión como se pide a un profesional, no para hacer las cosas de cualquier manera.

Responsabilidad en la preparación personal de lo que debo transmitir a los alumnos y la mejor forma de  hacerlo.

Responsabilidad para aprovechar el tiempo con los alumnos para la misión que tengo, y no para  otros intereses o actividades que no tienen nada que ver con ella.

Responsabilidad respecto a los alumnos y la transmisión de la enseñanza de la religión católica a los mismos, dando a las clases la importancia que se merecen,  porque hoy que todo lo que suena a fe, religiosidad, cultura religiosa etc tiene una bajísima cotización, quiere decir, que la valoración de la asignatura de la religión de y todo cuanto ella se enseña y transmite, son los profesores los que deben ganarse el prestigio y la valoración y el interés de los alumnos por ella, desde nuestra buena preparación, desde seriedad.

Seriedad a la hora de preparar las clases y de salir de la ley del mínimo esfuerzo a la hora de impartirlas, empleando el tiempo en otras actividades, dando la impresión de que la asignatura de religión es una maría sin importancia, sino enseñando y exigiendo como se enseñan y se exigen otras asignaturas, de tal manera que los alumnos la valoren y la den importancia.

No puede ser que la clase de religión la impartamos llenos de complejos que no nos permiten darla con seriedad. Todo lo contrario, precisamente porque quien la elige, la elige libremente, no podemos convertir la clase de religión en un pasatiempos de cualquier cosa, menos a lo que debemos.

Ser profesor de Religión siempre ha sido importante, pero hoy lo es de una manera especial, precisamente porque la religión es algo muy importante hoy para entender la vida, la cultura  y la historia actual y de otros tiempo, y  ello muchos de los alumnos solo podrán aprenderlo desde la clase de religión. La clase de religión es particularmente importante hoy para las vida de los alumnos, precisamente porque en los momentos actuales, la decadencia de la fe y del interés religioso, muchos de los alumnos lo único que va a oír de Jesucristo y de la historia de la salvación va a ser lo que oigan a los profesores de religión.

Todo esto nos hace ver la importancia de que el profesorado de religión, descubra, se conciencie y viva la importancia de su misión, que es verdad que no es catequesis en la que se debe suscitar actitudes, que la clase de religión es más enseñanza, cultura religiosa, pero es algo absolutamente necesario e imprescindible para que los alumnos puedan descubrir a Jesús y su mensaje como alguien y algo muy importante para encontrar sentido a la vida, cuando se opta por este camino.

Vuestra misión, queridos profesores es una misión. Importante, gozosa y de responsabilidad cristiana. Vamos a pedir en esta Eucaristía en la que la Iglesia os envía a enseñar la Religión católica, que el Señor os ayude a saber cumplir bien con esta sublime e importante misión, sabiendo que no estáis solos, que el Señor  está con vosotros y una vez más os repite hoy. “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

Pues que el Señor os ayude y os de acierto para trasmitir a los alumnos aquello que la Iglesia os confía de Dios,  la historia de la salvación, de la persona de  Jesucristo y su mensaje. QUE ASÍ SEA.

PROGRAMACIÓN PASTORAL 2018-19 DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD REAL.

PROGRAMACIÓN PASTORAL 2018-19 DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD REAL.

La programación diocesana de este curso, titulada Conversión misionera, personal y pastoral; continua, en la línea de las anteriores, animando a intensificar el carácter misionero de la evangelización.

En palabras del vicario de Pastoral, Jesús Navarro, «nuestra acción no llega a muchos y las condiciones en las que se encuentran nuestros pueblos, en muchos casos, son sinónimo de misión». Por esta razón, se necesita un cambio de mentalidad hacia una «Iglesia en salida».

Puedes descargar la programación en este enlace.