La ceremonia de la Primera Comunión se desarrolla como parte de una Eucaristía, en ella, quien participa puede presentar uno o dos padrinos (hombre y/o mujer, aunque estos no son obligatorios ni indispensables), el principal fin de los padrinos es brindar ejemplo y apoyo de moral y ética cristiana a su ahijado(a).

Se recomienda que quien recibe la primera comunión acuda a esta ceremonia vestido con detalles, utilizando preferiblemente el color blanco en su vestuario, pues esto recuerda la pureza del Bautismo. También se puede llevar una vela de parafina en la mano, que se acostumbra encender durante el evento para recordar la luz de Cristo. A veces también se acostumbra portar una Biblia o libro de oraciones, y un Rosario.

Algunos textos especializados en el protocolo ceremonial del ritual, sugieren, que las niñas que van a participar de la primera comunión, lo hagan con vestido blanco, de falda larga (abajo de la rodilla, preferiblemente hasta los talones), sin abertura en los brazos, evitando texturas satinadas, con preferencia de enaguas abultadas que den cuerpo a las faldas y con guantes largos que lleguen hasta el antebrazo, medias veladas blancas, si se va a utilizar maquillaje que sea en colores tenues y arreglos de cabello discretos acordes con el vestuario. En el caso de los varones con traje formal de color blanco preferiblemente, con corbata o corbatín, en todos los casos con guantes que superen las muñecas pero que no alcancen a llegar al antebrazo, (Los guantes son muy importantes, pues representan la renuncia a las tentaciones del pecado) y sin ningún tipo de adorno, preferiblemente cabello corto, en caso de que el niño lleve el cabello largo, éste debe ir recogido con gel y una moña de color blanco. Igualmente es aceptado el uso de «sacos» o «suéter».

Aunque acatar el protocolo de vestuario para la primera comunión es importante, toda vez que la religión católica es muy respetuosa de la simbología, ésta no es obligatoria ni condicionante para aquel que participará del rito.

En algunos países asiáticos en los cuales la religión católica es minoritaria, se acostumbra que el vestuario sea el propio de la tradición cultural de la región o país, llevando los atuendos típicos que se utilizan en una ceremonia.