CINE PARA LA CATEQUESIS. EL PRÍNCIPE DE EGIPTO.

CINE PARA CATEQUETICA.

Título: El príncipe de Egipto.                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Año 1998.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Nacionalidad: USA.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Directores: Brenda Chapman, Steve Hickner y Simon Wells.

Comentario:

“El príncipe de Egipto” es la película que narra la historia de Moisés siguiendo los relatos del libro bíblico del Éxodo. Muy adecuada para los días previos a la Semana Santa. Los judíos celebran en estos días la fiesta de la Pascua en la que recuerdan su liberación de la esclavitud de Egipto.

La película muestra, en los primeros  minutos, la dura situación de los judíos esclavizados por los faraones y utilizados como mano de obra en las obras que han quedado para la historia: las pirámides y los templos del río Nilo.

Es la epopeya personal del feliz y privilegiado príncipe Moisés, hasta que descubre su origen judío. Huye al desierto, confuso y desorientado en su interior, y recupera el estilo de vida de sus antepasados nómadas y se convierte en el pastor Moisés. Finalmente vuelve a Egipto enviado por el único Dios que “existe” para intervenir en la historia, como el profeta Moisés.

Muy gráficamente, las plagas o prodigios, como los llama la película, se muestran como fenómenos naturales milagrosamente encadenados por el poder del extraño Dios, al que el faraón no reconoce ni obedece. La última plaga es claramente sobrenatural, desciende del cielo y acaba doblegando la voluntad del poderoso. El paso del Mar Rojo  es narrado cinematográficamente con imágenes, ya que la Biblia no da detalles de ese momento. El monte Sinaí es simplemente sugerido en el último minuto de la película. Es el momento en que el pueblo judío ya es una nación, de hombres libres, con una ley y una tierra, a la que todavía no han llegado.

Javier Prat Cambra.