CINE PARA LA CATEQUESIS. ESPARTACO.

Título: Espartaco.

Año 1960. Nacionalidad: USA.

Director: Stanley Kubrik.

Actores: Kirk Douglas, Lawrence Olivier.

Comentario:

“Espartaco” es la mejor película de romanos de la historia, según los entendidos en cine, a pesar de las nuevas tecnologías y los efectos especiales. Cuenta además un episodio histórico en el que los esclavos abrieron un paréntesis de libertad, al precio de sus propias vidas.

La película refleja con la maestría de Kubrik la vida de los esclavos en el Imperio, del que dicen los historiadores que deriva la civilización occidental.

Durante la media hora que dura la visita de Craso a la escuela de gladiadores de Capua, vemos cómo el modo de vida romano depende de la esclavitud. Las mujeres esclavas son víctimas del capricho de los ricos patricios que las compran como quien adquiere un capricho caro. Mientras tanto la vida de los gladiadores carece del valor que le damos en la actualidad. Un alto precio es suficiente para que se organice un combate a muerte. La dignidad de uno de ellos, que se opone a dar muerte a su compañero, es el preámbulo de la revuelta histórica de Espartaco.

Finalmente, la revuelta fracasa por el peso del dinero como siempre. Los esclavos son crucificados a lo largo de las calzadas que llevan a Roma. Es emocionante la escena en la que los esclavos se muestran como una comunidad cuando todos se declaran “Espartaco” para evitar la muerte a su líder.  Se descubren muchos paralelismos entre JC y Espartaco: la lucha por la libertad, la muerte en la cruz, el liderazgo de una comunidad… Los últimos cinco minutos de la película son la mejor muestra de esta semejanza. Aparentemente Espartaco ha fracasado al agonizar en la cruz, sin embargo ha triunfado al conseguir la libertad para el hijo que su amada esposa le muestra al pie de la misma cruz.

Javier Prat Cambra.