COMUNICADO DE CÁRITAS  DEL ARCIPRESTAZGO DE LA COMARCA DE ALMADÉN PARA EL PRIMER DOMINGO DE MAYO. 

El trabajo es esencial para la vida de las personas porque ayuda a construir nuestra humanidad. Cáritas, en este primer domingo de mes, se une a las Entidades de la Iglesia que denuncian los graves efectos que la precariedad laboral está teniendo  en “la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida”, en las “familias cuyas necesidades básicas quedan sin asegurar o sin cubrir, como son el techo, luz, comida, ropa o medicamentos y en las “personas mayores que sufren una vejez sin calidad a causa de unas pensiones indignas”.

Como dijo Juan Pablo II  “El trabajo está en función de la persona y no la persona en función del trabajo”. Y para ello, la Organización Internacional del Trabajo propone un programa centrado en las personas, y que los poderes públicos hagan efectivo el derecho a una vida laboral digna para todos, ya que ésta es expresión de la propia dignidad.

Como entidad de la Iglesia, sensible y comprometida con la realidad en el mundo obrero y del trabajo, en este primer domingo recordando el 1º de mayo, invitamos a nuestra comunidad a celebrar la Eucaristía como signo de solidaridad con quienes están sufriendo la precariedad y deshumanización del trabajo.