Este primer domingo de Noviembre, Cáritas quiere recordar el Signo Permanente de Solidaridad para sensibilizar a la sociedad y la comunidad parroquial sobre los proyectos diocesanos de trabajo con los más excluidos como son las Personas Sin Hogar y las personas con problema de Drogadicción.
Este Signo Permanente de Solidaridad nos recuerda además que la Comunicación Cristiana de Bienes no es algo opcional en la vida de las comunidades cristianas; y por ello la colecta de este primer domingo será destinada a sufragar los gastos de mantenimiento de la Casa de Abraham en Daimiel, del Centro Jericó de Ciudad Real, del Centro Samaría de Alcázar de San Juan, del Centro Virgen de Gracia de Puertollano y del Centro Siloé de Ciudad Real.
Cercanos a la terminación de este Año de la Misericordia, el Papa Francisco nos pide que “abramos nuestros ojos para mirar las miserias del mundo, las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad y que nos sintamos provocados a escuchar su grito de auxilio”.
Desde Cáritas os damos las gracias por vuestra sensibilidad y generosidad hacia aquellos hermanos que más nos necesitan.