En este primer domingo de mes, en relación al día del trabajo, desde Cáritas Arciprestal, hemos querido comunicar nuestro propio contexto social, sacado de un análisis de la realidad  elaborado por los  voluntarios y asociaciones comarcales, que nos han dado a conocer entre otros datos, los problemas laborales actuales. Reconocemos dos grandes problemas en esta zona: la alta tasa de desempleo y las precarias condiciones de los trabajadores y trabajadoras.

Los datos obtenidos nos dicen que esta comarca cuenta con 15835 habitantes, las personas en edad laboral son 9122, de las cuales, la cuarta parte está desempleada.

Respecto a las condiciones laborales, vemos: altos impuestos a pagar por parte de las empresas que no se adaptan a la situación real de la comarca e impiden nuevas contrataciones.

Condiciones de trabajo precario que provocan un bajo nivel del poder adquisitivo de las familias, que no fomenta la dignidad ni la promoción de los trabajadores.

Desde Cáritas proponemos:

  • Que las contrataciones de empleadas del hogar, que se dan mucho en esta zona por el envejecimiento de la población, cumplan con las condiciones legales.
  •  Que cada persona, tanto a nivel individual como empresarial, contrate servicios de manera digna a empresas cuyas condiciones sean justas.
  • Que las empresas opten por la generación de empleo digno, salarios justos, jornadas laborales sostenibles y  conciliación familiar.

La Doctrina Social de la iglesia nos pide  que “no seamos neutrales, que busquemos las consecuencias de lo que hemos  visto al mirar con los ojos de Dios. Miramos si hay justicia, si hay amor, si hay paz, si hay  libertad…en especial para los más frágiles”