COMUNICADO PRIMER DOMINGO DE MES JULIO 2017

El seguimiento de Jesús y el amor a los más cercanos, no es algo opuesto.  Ambas son opciones de amor.

No es cuestión de dar cosas, sino de darnos a nosotros mismos, ofrecer nuestra persona, nuestras cualidades, nuestro tiempo. Tengamos en la vida un tiempo para los demás, un tiempo entregado a quienes sufren y necesitan ayuda. Esta es la manera concreta de vivir la solidaridad, la caridad, la misericordia, el amor cristiano.

Uno de los hechos más positivos y esperanzadores de nuestra sociedad, y en particular de la Iglesia es, contar con personas que ofrecen su vida a los demás. Éstas son cada vez más necesarias,

Nuestra comunidad, a través de Cáritas Parroquial, hace creíble este amor a Dios, sirviendo a los hermanos, cuya necesidad no sólo consiste en la falta de recursos, alimentación,  vestido, pago de recibos…. sino muchas veces, en carecer de esperanza para afrontar el futuro. A través de nosotros, Dios hace presente su amor y ayuda.