CRONICA DE LA PARROQUIA DE ALMADÉN.
NOVIEMBRE  DE 2016.

Durante el mes de  Noviembre celebramos la festividad de Todos los Santos, que antecede a la conmemoración del día 2 de Todos los Fieles Difuntos. El día 1 nos recuerda la liturgia el amplio número de bienaventurados que llamamos santos, sin corona y sin altar, simples y pobres, pero con un amor fraterno responsable. El día 2 recordamos a los que ya partieron a la morada santa del Padre y que gozan de su plenitud. El mes de noviembre la Santa Iglesia lo dedica y pide por el eterno descanso de todos los familiares y amigos que han sido llamados de esta vida para gozar de la eternidad. Hay una frase del Prefacio de Difuntos que dice “aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad, porque la vida de los que en ti creemos no termina, se transforma”. Recordamos especialmente a los sacerdotes que pasaron por nuestra parroquia y gozan de la compañía de Dios: Don Faustino Sáinz Muñoz, Don Isidoro Castellanos Fernández, Don José de Nova Cabello, Don Jesús Carrión Huertas, Don José Mª Cañadillas, Don Tirso Garrido, Don Pablo, Don José, Don Herminio, Don Alfonso Axpe, y Don Angel Muñoz de Morales fusilado en la carretera de Agudo que ya está en proceso de beatificación. Terminamos el mes con la festividad de Cristo Rey, que da fin al año litúrgico

Luis Miguel Jurado Barrero.