LAS CRUCES DE MAYO EN ALMADÉN

El origen DE LAS Cruces de Mayo está en conmemorar el hallazgo por parte de Santa Elena, madre del emperador Constantino, de la verdadera cruz de Jesucristo en su peregrinación a Jerusalén.

Ciertos autores enlazan la fiesta de la Cruz de Mayo con un origen pre-cristiano en el Árbol de Mayo. El culto al árbol ha sido común en la religión europea y se ha dado, entre otros pueblos, en celtas, germanos, griegos, romanos y eslavos.  En la fiesta del Imperio Romano  se cortaba un pino, se engalanaba con guirnaldas violetas, cintas de lana y una imagen de Atis y se llevaba al templo de Cibeles.  En la Francia medieval los campesinos ponían el 1 de mayo árboles decorados frente a las casas señoriales y las iglesias.

Aunque en algunos momentos, esta costumbre fue prohibida por clérigos y nobles.  En Inglaterra se dejó de hacer a lo largo del siglo XVII, debido a la Reforma protestante.  La costumbre del árbol ha sido habitual en España celebrándose normalmente entre el 30 de abril y el 3 de mayo.  En algunos lugares la costumbre del árbol pasó a ser el Mayo Florido o la Pascua Florida. Las primeras celebraciones de la Cruz de Mayo son del siglo XVII.

La festividad suele situarse el 3 de mayo por ser esta fecha  del hallazgo por santa Elena en el año 326 de la  Vera Cruz  donde Cristo fue crucificado.

Aunque el 3 de mayo se celebra la fiesta de la Santa Cruz, o Cruz Verde, por el carácter vegetal de la primavera,  la Iglesia situó el 14 de septiembre la celebración de la Exaltación de la Santa Cruz.

Se trata de una celebración habitual en España, que la extendió a Hispanoamérica.  No obstante, esta fiesta tiene particularidades en cada región en la que se celebra.  Muchos pueblos de España, sobre todo en Andalucía, toman una cruz, normalmente de madera, y la decoran con flores.

En Almadén, Asociaciones, Hermandades, vecinos y centros escolares preparan las Cruces de Mayo también durante estos primeros días de mayo.