Estupendo texto y viñetas de Javier Prat sobre Pedro Calungsod, el santo de los catequistas.

Introducción:

Pedro Calungsod es el segundo santo nativo de las islas Filipinas. El primero fue San Lorenzo Ruiz de Manila, laico también del mismo siglo, canonizado en 1987. Pedro fue catequista, misionero y mártir en la isla de Guam en el siglo XVII. El Papa Juan Pablo II lo consideró beato en el año 2000, y el Papa Benedicto XVI lo declaró santo en el año 2012, durante la celebración del Domund de aquel año. Los bocadillos de las viñetas recogen frases de la homilía de Juan Pablo II, acerca del joven Pedro,  durante la beatificación. Su santo se celebra el 2 de abril, el mismo que San Diego de San Vitores, el misionero jesuita junto al que sufrió martirio, el día en que ambos murieron. Al santo y joven catequista se le representa en actitud de caminar, vestido con una camisa blanca y pantalones oscuros, en la mano la palma de los mártires, y en la otra mano un rosario y un crucifijo que aprieta contra su pecho. En el día de su fiesta los fieles filipinos le añaden una réplica de la katana que se utilizó para su martirio.

00_pedro


1.

Pedro nació el 21 de julio de 1654 en la isla de Cebú, en las islas Filipinas, en el poblado de Ginatilan. Su apellido Calungsod significa bisayo, es decir nativo de esas islas, las Bisayas, en el centro del archipiélago filipino, un país formado por miles de islas, en la región situada entre el trópico y el ecuador. En la viñeta, la catedral de los Santos Ángeles Custodios, de Cebú.

01_pedro


2.

Desde niño, Pedro aprendió la lengua española con los misioneros jesuitas españoles, y a la vez aprendió el catecismo, en un colegio de la isla de Bohol. El objetivo de su educación era convertirse en catequista, junto a otros jóvenes nativos, para acompañar en la tarea evangelizadora a los sacerdotes jesuitas por las islas del Pacífico. En la viñeta, el santuario del Santo Niño de Cebú.

02_pedro


3.

Como todos los misioneros, Pedro aprendió también dibujo, pintura, canto, teatro y carpintería. Todo eran disciplinas y ciencias que le serían muy útiles en las múltiples tareas de la misión, en la que había que hacer de todo, en unos lugares en los que todavía se vivía de lo que daba la naturaleza tropical. En la viñeta, una iglesia de Bisayas, en Filipinas.

03_pedro


4.

El jesuita Diego de San Vitores, encargado de la evangelización del Pacífico,  pasó por la isla de Guam, camino de Filipinas desde las colonias americanas, en 1662. Decidió entonces que su misión se centraría en las llamadas Islas de los Ladrones. Diego había nacido en Burgos en 1627. Recién ordenado sacerdote fue enviado a la misión de Manila, en las lejanas Filipinas. En la viñeta, iglesia dedicada al que luego sería San Diego, en la isla de Guam.

04_pedro


5.

Estas islas, a medio camino entre Filipinas y Japón, fueron descubiertas por Magallanes en 1521 durante la primera vuelta al mundo, y permanecieron bajo el dominio de los reyes españoles hasta 1899. El misionero jesuita Diego de San Vitores las renombró como las Islas Marianas en honor a la Virgen María, pero también por la reina española María Ana de Austria, que subvencionaba las misiones en aquellas tierras. La viñeta está inspirada en un mapa del Mar del Sur del siglo XVI.

05_pedro


6.

En 1668 el padre Diego llevó  a Pedro como catequista a la isla de Guam, en las Islas Marianas. Les acompañaban varios misioneros jesuitas y un grupo de jóvenes catequistas filipinos. Pedro reunía a los niños y a los jóvenes, les enseñaba el catecismo con canciones, rezaba con ellos el rosario, pero sobre todo los evangelizaba con su ejemplo de vida sencilla y alegre.

06_pedro


7.

Las Islas Marianas son de origen volcánico, como casi todas las miles de islas del Océano Pacífico. Se formaron a partir de15 volcanes, cuyas formas cónicas todavía se pueden ver desde lo alto. Cada año varios tifones visitan las islas con vientos y tormentas. La vida resultaba muy difícil para los misioneros en aquellos tiempos del siglo XVII.

07_pedro


8.

En 1669 los misioneros bendijeron la primera iglesia, dedicada al Dulce Nombre de María en Hagatna, el pueblo más importante de Guam. En la actualidad es la sede de la archidiócesis que agrupa a los más de 130.000 católicos de las islas Marianas. En la viñeta, la actual catedral. En 1672 bendijeron la iglesia del pueblo de Merizo, al sur de la isla de Guam, y más capillas en otros pueblos.

08_pedro


9.

Un importante comerciante chino llamado Choco había hecho correr el rumor de que el agua del bautismo estaba envenenada. Tenía tratos económicos con los hechiceros y curanderos de las religiones nativas. Pensaba que los misioneros podían perjudicar sus negocios en las islas. Además, casualmente, algunos niños recién bautizados habían muerto, posiblemente contagiados por enfermedades traídas por los colonos europeos. En la viñeta, la iglesia dedicada a la Virgen de Guadalupe, en Guam.

09_pedro


10.

En 1672, Pedro y el padre Diego celebraron el bautismo de una niña recién nacida en el pueblo de Tumon, en el centro de la isla. Los misioneros habían acudido a la llamada de la madre, que era cristiana. Su padre, el jefe Matapang, sin embargo, era contrario al trabajo de los misioneros. Se había dejado engañar por las mentiras del ambicioso comerciante Choco.

10_pedro


11.

El jefe Matapang reunió un grupo de guerreros armados. Tenía miedo por su hija,  recién bautizada, y buscó a los misioneros. Los encontró en una playa cantando oraciones dedicadas a la Virgen María con un grupo de niños y mujeres. El padre Diego intentó hablar con aquellos hombres enfurecidos, sin conseguirlo.

11_pedro


12.

El Domingo de Ramos, día 2 de abril de 1672, en una playa de la isla de Guam, el joven catequista Pedro, de apenas 18 años, y el padre Diego fueron alanceados por los guerreros  y rematados con los machetes y katanas tradicionales que todos llevaban. Destrozaron sus crucifijos golpeándolos contra las rocas y los corales.

12_pedro


13.

Los guerreros mutilaron los cadáveres y arrojaron los cuerpos de Pedro y Diego al mar. Creían que de esa forma derrotaban los fuertes espíritus de los misioneros. La ignorancia y el miedo a una religión nueva llevaron a estos hombres a perseguir y asesinar a los pacíficos mensajeros del evangelio de Jesucristo.

13_pedro


14.

En 1981 la diócesis de Hagatna, en la isla de Guam, reinició el proceso para reconocer la santidad del apóstol del Pacífico, Diego de San Vitores, que fue declarada por el Papa Juan Pablo II en 1985. Más tarde, en el año 2000, el mismo Papa declaró beato a su compañero el joven catequista Pedro Calungsod.

14_pedro


15.

El 21de octubre de 2012, día Mundial de las Misiones, el Papa Benedicto XVI declaró santo a Pedro Calungsod en una ceremonia celebrada en Roma. El Papa dijo que “el joven Pedro no abandonó al padre Diego, sino que prefirió morir al lado del misionero como un buen soldado de Cristo”. Además, la iglesia católica filipina estaba entonces celebrando el 500 aniversario de la llegada del cristianismo al país. En la viñeta, la iglesia dedicada a san Pedro Calungsod en Cebú.

15_pedroTexto y viñetas: Javier Prat Cambra.