DÍA DEL AMOR FRATERNO. EL MANDATO DEL AMOR PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Amar es dar, ofrecer de lo mío al otro. Los dones que hemos recibido, los podemos dar. Los dones recibidos colaboran en la construcción de un mundo más humano y fraterno.

En la Última Cena, Jesús, nos invita al banquete para todos: solidario y de servicio,  abierto a todos los seres humanos, y con preferencia a los más pobres y desvalidos de nuestro mundo,  a compartir el pan y la vida,  a aprender la lección que debe cambiarnos, haciendo de nuestra vida  un servicio a los hermanos más necesitados.

Los que nos consideramos cristianos no debemos tener excusas, estamos llamados a contemplar en los rostros sufrientes de nuestros hermanos, el rostro de Cristo. Recibir el Cuerpo de Cristo es abrirnos a quienes han sido excluidos de la mesa del bienestar, abrirnos a la esperanza y caminar  convencidos de que nuestro compromiso puede mejorar el mundo.

Gracias a vuestro compromiso hemos podido realizar estas atenciones en el Arciprestazgo Comarca de Almadén durante el 2017:

  • 101  familias acompañadas  (245 personas)
  • 436 ayudas en vales de alimentos
  • 12 ayudas en especie (alimentos)
  • 54 recibos de suministros
  • 10 ayudas (desplazamientos, medicamentos…)

 

Cáritas Arciprestal Comarca  de  Almadén