1.- José Carpintero

La tradición nos ha presentado a San José como carpintero, es decir como un trabajador manual, que se ganaba el sustento con su trabajo, seguramente hacía de todo lo que fuera necesario, o quizá fuera un artesano especializado en la madera. Yo lo imagino haciendo una mecedora para la futura madre, María, y soñando con una familia numerosa, según las costumbres judías, con muchos hijos, signo de la bendición de Dios.

2.- José Jornalero

El campo también sería un lugar para el trabajo de José, un padre de familia humilde que tenía que ganarse el pan a diario, y las campañas del campo, según la época del año, son propicias para ello: la vendimia, la aceituna, la cosecha del trigo… Yo lo veo como un ejemplo para el niño Jesús, de quien pudiera haber sacado el modelo para las parábolas que hacen referencia a la viña.

3.- José, novio de María

José, según las costumbres de su pueblo, fue prometido a María siendo ella, al menos muy joven, quizá también él fuera muy joven. El saludo del ángel a María debía ser común en aquella parte del Imperio Romano: que Dios te cuide y te proteja y te dé la salud.

4.-José, marido de María

Seguramente José era un buen marido que se hacía corresponsable con María en las obligaciones de la familia, y debía amarla mucho cuando decidió aceptarla en vez de repudiarla, y quizá la consideraba la mujer más hermosa del mundo y la más digna de su amor.

5.- José, papá de Jesús

Como todos los papás que adoran a sus hijos, José debió pasar mucho tiempo al lado de Jesús, transmitiéndole las tradiciones judaicas pero también disfrutando el uno del otro, y quizá José adivinara o creyera adivinar el futuro de su hijo, aunque no llegara a entender qué tipo de pescador sería el suyo.

6.- José, miembro de la Sagrada Familia

 José, María y Jesús han sido modelo de vida para muchas congregaciones religiosas, e inspiración para las familias cristianas. El templo de Gaudí   está dedicado a la Sagrada Familia, y su compleja simbología no consigue agotar lo que esta humilde familia bíblica nos aporta a la humanidad.

7.- José, emigrante

José huyó a Egipto con su familia para escapar de Herodes, quizá por motivos políticos o religiosos, pero también económicos, ya que la tierra de los faraones ya fue en la antigüedad el destino de muchos pueblos nómadas que huían del hambre.

8.- José, orante

La oración está presente en la vida del creyente judío desde el inicio del día, y seguramente también en los momentos de la vida que requieren decisiones importantes. La formación de una familia al lado de María debió ser uno de esos momentos.

9.- José, educador

 José no era un rabino ni un maestro, era un padre y un trabajador que enseñó al niño Jesús el camino de la vida, y quizá la cruz no estaba en su horizonte, pero sí la fe en Dios y en su voluntad de salvación.

10.- José, santo

Por todo ello San José es uno de los grandes santos de la Iglesia. Yo lo imagino un santo humilde, de andar por casa o por el taller, y más en tiempos de crisis, cuando hay que echar muchas horas de trabajo para sacar adelante a la familia, y más a una familia con una misión universal.

Javier Prat Cambra.