Miles de personas se han manifestado en estos dias en veinticinco ciudades de España para pedir al Tribunal Constitucional que resuelva de una vez sobre la ley del aborto de 2010. Las manifestaciones ciudadanas, con el lema ‘Todos tienen derecho a la vida’, extraído del artículo 15 de la Constitución, han reclamado coherencia al tribunal de garantías con su propia doctrina, que señala que la vida del nasciturus es un bien jurídico a proteger por el Estado.

A la Marcha por la Vida de Madrid, convocada por Derecho a Vivir, asistieron los diputados del PP José Eugenio Azpiroz, Lourdes Méndez y Javier Puente, excluidos por la Dirección del partido de las próximas listas electorales por su posición provida, alineada, paradójicamente, con el programa electoral del PP de 2011, que prometió derogar la ley Zapatero. También estuvo en la manifestación de Madrid el candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno, Santiago Abascal.

Gádor Joya construyó su discurso con fragmentos literales del recurso que el PP presentó contra la ley del aborto ante el Constitucional, en 2010. La portavoz de Derecho a Vivir recordó a las 300 víctimas del aborto de cada día, en España, y señaló: “Alzamos la voz por estos niños. Además, hay motivos políticos y económicos que manchan de sangre estos hechos”. Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org,expresó su convicción de que la sociedad “conseguirá abolir el aborto como se consiguió la abolición de la esclavitud”, y explicó que el objetivo de las manifestaciones de este domingo es “mantener vivo el debate sobre el aborto, la mejor manera de que sea abolido tarde o temprano”. La etiqueta #MarchaVida fue una de las principales conversaciones de este domingo en Twitter.

Las movilizaciones de este fin de semana en España han coincidido con una resolución histórica del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, dictada el viernes. El alto tribunal acepta estudiar la legislación provida de Texas, que están consiguiendo reducir drásticamente el número de abortos y han provocado el cierre de la mitad de los negocios abortistas en el Estado. La legislación estatal impone a la industria abortista estrictas medidas de protección de la salud y la libertad de la mujer, entre otras, la obligación de mostrar una ecografía del bebé a la madre, antes de practicar un aborto. El Supremo tendrá que pronunciarse este mismo año, en un caso histórico comparable a la sentencia Roe vs. Wade de 1973, que significó la legalización del aborto libre en los Estados Unidos.– V. Gago