El pasado sábado 14 de mayo tuvo lugar en San Benito la Romería en honor a la Virgen del Rosario.

Aunque su fiesta es en octubre, es costumbre celebrar en mayo esta Romería, que se hace en torno a la ermita que cobija la imagen de la Virgen durante gran parte del año.

La jornada comenzó con la procesión desde la Parroquia hasta la ermita, en la cual se celebró la Eucaristía, en torno a las doce. En este trayecto la imagen de la Virgen fue acompañada por pequeños y grandes, en ambiente festivo, y con las típicas banderas, y también por algunos caballistas. Tras la Eucaristía, en la cual se invitó a imitar a la Virgen María, que siempre quiso cuentas con Dios, se realizó otra procesión en torno a las inmediaciones de la ermita, ‘bendiciendo’ así la Virgen del Rosario los campos, huertas y sierras de San Benito. La tarde quedó para una festiva convivencia en el campo, en ambiente romero, entre los vecinos de San Benito y todos los que quisieron acercarse. Como no podía ser de otro modo, al mediar la tarde, a las siete media, se rezó el Rosario, la oración preferida de la Virgen María, para poner fin a este día de devoción y convivencia.