SAN JUNÍPERO SERRA

Introducción: Fray Junípero Serra, ya santo reconocido por el Papa Francisco en septiembre de 2015, fundó en el siglo XVIII 21 misiones en California del norte. Algunas de estas misiones se han convertido en las principales ciudades de California, el estado más rico y más poblado de los actuales Estados Unidos de América: Los Ángeles, San Diego, San Francisco, Santabárbara… Con una pierna herida, la llamaba la llaga de Dios, abrió caminos y rutas por unos territorios todavía inexplorados. Llevó el evangelio, y con él, la agricultura y otros adelantos a tribus que vivían de la recolección y la caza. Hoy es considerado en los Estados Unidos uno de los fundadores de la nación, por ello su estatua está en el Capitolio de Washington, su capital. En la viñeta, el dibujo del personaje está inspirado en esa estatua.

1.-Junípero Serra nació el 24 de noviembre de 1713 en Petra, un pueblo de 3.000 habitantes, en la isla de Mallorca. Sus padres eran agricultores. El niño nació muy enfermo y lo bautizaron  y lo confirmaron urgentemente, con el nombre de Miguel José. Empezó a hablar recitando oraciones que su madre le enseñaba. En la viñeta la iglesia de San Pedro.

2.-El niño estudió con los franciscanos en su pueblo y en Palma de Mallorca. A los 16 años entró en la orden con el nombre de Junípero, como el primer discípulo de San Francisco de Asís. Durante casi diez años enseñó filosofía y teología en la Universidad de Palma, que fundara hace siglos su ilustre paisano Raimundo Lulio. En la viñeta la catedral.

3.-En 1749 embarcó hacia América con fray Francisco Palau, que sería su compañero de misión y camino hasta la muerte, y otros 20 misioneros. La travesía duró 99 días. Fray Palau y fray Junípero hicieron los 500 kilómetros  desde el puerto de Veracruz a la ciudad de México a pie. En la viñeta la pirámide maya de El Tajín. Durante el camino se le abrió una herida que no se cerraría nunca.

4.-En 1750 lo enviaron a la misión de la Sierra Gorda en Querétaro. Fray Junípero aprendió la lengua de los indios pames para confesarles y enseñarles ganadería, agricultura, a hilar y a tejer. Pasó 9 años en Santiago de Xalpan. La prosperidad económica que alcanzaron les permitió construir la actual iglesia de piedra, en la viñeta.

5.-Fray Junípero esperó ocho años en México hasta que lo enviaron a la misión de California. Los jesuitas habían sido expulsados de España y sus territorios en 1767. Los franciscanos asumieron esas misiones. Con 55 años fray Junípero y otros 16 frailes iniciaron la exploración de la California del norte desde el puerto de San Blas, en la Baja California.

6.-En 1769 fray Junípero fundó la misión de San Diego de Alcalá, en la viñeta, y en 1770  la misión de San Carlos de Monterrey. Durante sus largas caminatas se curaba la herida del pie con un remedio de sebo y hierbas que un arriero usaba para las mulas. En San Diego murió fray Jaime, el primer misionero mártir, en el ataque de unos indios que rechazaban la presencia de los europeos.

7.-En 1771 fray Junípero fundó las misiones de San Antonio y san Gabriel de Los Ángeles, en la viñeta. Al año siguiente fundó la misión de San Luis Obispo. Fray Junípero plantaba una gran cruz y llamaba a los indios al toque de las campanas. Lo hacía insistentemente sin parar. De vez en cuando, se retiraba varios días a los montes a rezar.

8.-Fray Junípero tuvo problemas con las autoridades y los militares españoles a causa del oro que exigían a los indios. Viajó a México para pedir la protección del gobernador. Allí redactó un texto que convenció al virrey en su defensa de los indios y las misiones. Inició el viaje en 1772, con 60 años, y volvió a California en 1774.

9.-La ruta de las misiones que abrió Fray Junípero todavía se llama el Camino Real en las actuales autopistas californianas. En 1776 fundó la misión de San Francisco, en la bahía donde la cruza el actual Golden Gate, y la misión de Santa Clara. Los primeros pasos los dieron frailes franciscanos bajo su obediencia. En la viñeta la iglesia de la misión que hoy se conserva.

10.-La forma de actuación de los misioneros de Fray Junípero era siempre la misma. Se construía una capilla dedicada al patrono de la misión, hasta que la economía permitía levantarla de piedra. Muchas de ellas todavía se conservan. Se levantaba un claustro de cabañas para los frailes y un pequeño fuerte para los soldados. Enseguida se organizaba la catequesis y la enseñanza práctica de la agricultura, la ganadería, la forja y la confección de ropas. Fray Junípero era el primero en coger la azada.

11.-En 1778, fray Junípero tenía ya 65 años. Las autoridades de la Iglesia, ante la lejanía de las misiones y la falta de un obispo, le encomendaron que administrara el sacramento de la confirmación a los bautizados de toda California. Volvió a recorrer a pie o a caballo todas las misiones. Más de cinco mil bautizados recibieron el Espíritu Santo de sus manos.

12.-Con casi 70 años, en 1781 fundó la misión de Santa Bárbara, en la viñeta, y en 1782 la misión de San Buenaventura. Ya muy enfermo y viejo, los indios le llamaban “el viejo padre”, se sentaba en una silla de enea a confesar y predicar. Apenas se sostenía de pie para celebrar la Eucaristía, pero no guardó cama hasta el día anterior a su muerte.

13.-Fray Junípero había sido un niño enfermizo y débil. Como misionero sacaba la fuerza de la oración continua. Recorrió Méjico y California a pie o en mula. Vestía el sencillo hábito de los franciscanos y calzaba sandalias de cuero crudo como los indios. Su alimentación era sencilla y austera. Quizá por ello, su estatua, en la viñeta, destaca en la sala de los hombres ilustres del Capitolio en Washington.

14.-De los 70.000 indios que habitaban California en el siglo XVIII miles de ellos recibieron el bautismo en las misiones de los franciscanos. Más de 5.000 recibieron la confirmación de Fray Junípero. Los misioneros aprendieron muchas de las cien lenguas diferentes que allí se hablaban. Fray Junípero murió a los 71 años en la misión de San Carlos de Monterrey, en la viñeta.

15.-Fray Junípero murió a los 71 años, después de 54 años de franciscano y 35 de misionero. Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II en 1988, y canonizado por el Papa Francisco el 23 de septiembre de 2015, durante su visita a los Estados Unidos. En la viñeta el Papa Francisco conversa con el Presidente Obama. La fiesta de San Junípero Serra se celebra desde entonces el 28 de agosto.

Texto y viñetas: Javier Prat Cambra.