Los siete monjes mártires de Tibhirine demostraron con su vida, más que con su muerte, que la convivencia entre cristianos y musulmanes es posible. Alguno de ellos durante cincuenta años de callado testimonio entre los argelinos bereberes de la región del Atlas. Los monjes y los campesinos compartían la oración y el trabajo. También compartieron la persecución y la muerte violenta durante la guerra civil argelina de los años 90. El Papa Juan Pablo II reconoció “el testimonio de amor de estos hermanos para el pueblo con el que se habían hecho solidarios”. En los funerales de los mártires en el monasterio de Tibhirine un líder musulmán llegó a decir: “También eran nuestros hermanos”.

1.- El monasterio Nuestra Señora del Atlas fue fundado en 1938 en las montañas del Atlas, a 100 kilómetros de Argel, cerca de la ciudad de Medea, en la aldea de Tibhirine. Allí vivía una comunidad de monjes trapenses, también llamados cistercienses, franceses. Se dedicaban a la oración y al trabajo en los campos.

2.- El padre Christián de Chergé era el prior del monasterio. Estaba en Argelia desde 1971 y era el prior desde 1984. Había hecho en Roma estudios del Corán y de la lengua árabe. Era hijo de militares destinados en Argelia. Durante la guerra de independencia de la colonia un creyente musulmán le salvó la vida.  Los textos de todos los bocadillos los escribió en 1993, en forma de testamento, poco antes de su martirio en 1996 con 59 años.

3.- El padre Celestino había sido educador de calle, dedicado a los marginados, antes de ingresar en la orden trapense. En el monasterio, quizá por su carisma acogedor y receptivo, atendía la hospedería. Cuando lo asesinaron tenía 62 años.

4.- El hermano Luc Dochier era el mayor de la comunidad. Conoció la I y la II Guerras Mundiales. Fue médico voluntario para atender a las víctimas de los campos de concentración de los nazis. Llegó a Tibhirine en 1946. Durante 50 años atendió en el dispensario del monasterio a los enfermos de la región. En el momento de su asesinato tenía 82 años.

5.- El padre Christophe, de 45 años, era el más joven de la comunidad. Era agricultor y atendía los campos que trabajaban a medias con varias familias argelinas. También ejercía como maestro de novicios. El texto del bocadillo de esta viñeta pertenece a un diario que escribió en los últimos años. El hermano Michel atendía la cocina y el jardín del monasterio. Murió con 52 años.

6.- El padre Bruno, de 66 años, era hijo de un militar. El hermano Paul, de 57 años, había sido fontanero y policía antes de profesar como monje. Los dos estaban de visita cuando fueron secuestrados y asesinados con sus hermanos de Tibhirine.

7.- Los monjes Amédée y Jean Pierre continuaron su vida como trapenses en comunidades en Argel y en Marruecos. Sobrevivieron a la matanza porque la noche del asalto y el secuestro dormían en otro edificio del monasterio y no fueron localizados por los fundamentalistas del Grupo Islámico Armado.

8.- Durante muchos años los monjes y los campesinos de Tibhirine formaron parte de un grupo de diálogo llamado “Ribat es Salam”, en castellano “Vínculo de Paz”. En momentos ocasionales compartían la oración y las fiestas locales de los lugareños. Para todos ellos era común el rechazo de la violencia y, por eso, no colaboraban con los guerrilleros islamistas, a los que apodaban “los hermanos de la montaña”.

9.- Aunque Tibhirine estaba aislado en las montañas, los conflictos políticos del país acabaron afectando al monasterio. En 1991 ganó las elecciones generales el “Frente Islámico de Salvación”. A los pocos días estalló la guerra civil entre el gobierno controlado por los militares y los fundamentalistas islámicos. En 1993 el Grupo Islámico Armado, conocido como GIA, amenazó de muerte a los extranjeros que permanecieran en el país. Poco después 12 trabajadores europeos cristianos fueron asesinados cerca de Medea.

10.- La noche de Navidad del 24 de diciembre de 1993 un grupo de terroristas del GIA entró en el monasterio. Buscaban un médico para atender a sus heridos. El prior solo permitió  que el hermano Luc curara a los heridos en el propio monasterio. Finalmente, después de unas curas de urgencia, se fueron sin hacer daño a nadie.

11.- Desde entonces, las autoridades militares pidieron a los monjes que se marcharan para evitar cualquier peligro. El obispo católico les ofreció refugio en otro lugar. La comunidad monástica de Tibhirine se reunió primero en oración. Después cada uno de ellos decidió quedarse, sabiendo que sus vidas corrían peligro, pero también las vidas de sus amigos y vecinos musulmanes.

12.- El 26 de marzo de 1996 más de veinte hombres armados asaltaron el monasterio de madrugada. Secuestraron a siete monjes: Christian, Christophe, Luc, Bruno, Celestino, Michel y Paul. Se los llevaron y no se los volvió a ver. Otros dos monjes, Amédée y Jean Pierre, dormían en otro lugar y pudieron esconderse.

13.- En abril de 1996 el GIA comunicó el secuestro de los monjes y se hizo responsable de sus vidas. Pedían a cambio la liberación de varios presos encarcelados en Francia y en Argelia. En secreto, los gobiernos francés y argelino y el GIA mantuvieron negociaciones sin éxito ninguno.

14.-El 21 de mayo de 1996 el GIA anunció la ejecución de los rehenes. El 30 de mayo se encontraron las siete cabezas decapitadas de los monjes. El 2 de junio se celebró un funeral en Argel, y a los pocos días sus restos fueron enterrados en el monasterio de Tibhirine, en la tierra que tanto habían trabajado.

15.- La guerra civil de Argelia dejó 200.000 muertos entre la población. El fundamentalismo religioso provocó el asesinato de 19 monjes y sacerdotes católicos. El obispo de Orán, Pierre Claverie, fue el más señalado de todos ellos. En la actualidad están en proceso de beatificación.

Texto y dibujos: Javier Prat Cambra