SANTA TERESA DE JESÚS DE LOS ANDES

TESTIGOS DE HOY

Introducción: Santa Teresa de Jesús de los Andes fue una santa joven, guapa, simpática, deportista, y a la vez sencilla y alegre. Nació con el siglo XX, en el año 1900. La movía en sus decisiones un apasionado amor por Jesucristo. Encontró la verdadera felicidad en Dios y en la sencillez de una vida consagrada totalmente al carisma carmelitano. La misma Teresa decía que su “vocación era el amor”. Teresa vivió una vida muy corta, apenas 20 años, pero consiguió un equilibrio perfecto entre lo humano y lo divino. El Papa Juan Pablo II dijo de ella que nos enseñó lo esencial del evangelio: “amar, sufrir, orar y servir”.

1.-Teresa de los Andes nació el 13 de julio de 1900 en Santiago de Chile. Fue bautizada a los dos días con el largo nombre de Juana Enriqueta Josefina de los Sagrados Corazones. En casa la llamaban Juanita. En casa vivía con sus padres, su abuelo y cinco hermanos y hermanas.

2.- En 1906, a los seis años, Juanita acompañaba a misa a su madre Lucía y su tía. Ya entonces pedía con insistencia que le dieran la comunión. Se preparó para ello aprendiendo a dominarse y a ser obediente y responsable. Le dieron la comunión por primera vez el 11 de septiembre de 1910.

3.-A los siete años Juanita entró en el Colegio del Sagrado Corazón, en la ciudad de Santiago. Allí estudió como alumna externa hasta los 15 años. Le costaba mucho pensar en separarse de su numerosa familia, a la que estaba muy unida.

4.-De 1915 a 1918 Juanita fue alumna interna en el mismo Colegio. Junto con otras alumnas mayores ejerció como catequista de niños en los barrios pobres de la ciudad. Empezó a organizar su vida con un método que incluía oración, misa diaria y sacrificio.

5.-Juanita era una chica muy guapa y simpática. Destacó en los estudios. Le encantaba la música y el canto. Asistía siempre que tenía la oportunidad al teatro y la ópera. A demás era una consumada deportista en natación, en tenis y, sobre todo, en equitación, que aprendió desde niña con su abuelo Eulogio.

6.-A los 14 años Juanita sufrió un proceso de apendicitis. Mientras se recuperaba descubrió que Dios la quería para él como monja. Empezó a leer libros de Santa Teresa de Jesús y de Santa Teresita del Niño Jesús. Intercambió cartas con la priora del monasterio carmelita de los Andes, la Madre Angélica.

7.-El 7 de mayo de 1919, Juanita ingresó en las Carmelitas Descalzas del monasterio del Espíritu Santo, en Santa Rosa de los Andes, a 90 kilómetros de la capital. Se separó para siempre de los suyos con mucho dolor. Pero la compensó la felicidad de tener  a Jesucristo a cambio.

8.-El 14 de octubre de 1919 recibió el hábito del Carmelo y un nuevo nombre: Teresa de Jesús. La comunidad la formaban quince monjas. La maestra de novicias era la Madre Luisa María. Su celda era pobre, pero se llenaba de las conversaciones de corazón a corazón con Jesucristo.

9.-Teresa empezó la vida sencilla de cualquier monja carmelita. Elegía los trabajos más difíciles y duros para aliviar a sus hermanas: en la huerta, la cocina, la limpieza y la costura. El tiempo libre lo pasaba ante el sagrario. Su trato con las demás era alegre y lleno de simpatía.

10.-En la cuaresma del año 1920 Teresa empezó a notarse mal, pero no dijo nada a nadie para no molestar. El Viernes Santo la maestra de novicias le notó una fiebre muy alta. Estaba enferma de tifus. Jamás se quejó ante las hermanas que la cuidaban.

11.-El 7 de abril Teresa hizo la profesión de sus votos como religiosa carmelita, seis meses antes de terminar el noviciado, con dispensa por el riesgo de muerte. El 12 de abril de 1920 murió, con solo 19 años y 9 meses, y once meses como monja carmelita.

12.-A los pocos días los periódicos chilenos ya hablaban de su santidad. Sus restos estuvieron enterrados en el cementerio hasta 1940, cuando los trasladaron a la iglesia del monasterio de Santa Rosa de los Andes. En 1947 se inició el proceso de canonización. Hoy es monumento nacional y alberga un museo dedicado a la santa que sería conocida como Teresa de los Andes.

13.-El Papa Juan Pablo II la declaró Beata el 3 de abril de 1987 en una celebración en Santiago de Chile. Teresa había escrito un Diario desde los 15 años. Allí dice que “la historia de mi alma se resume en dos palabras, sufrir y amar, porque ¿qué importa sufrir cuando se ama?”. Los bocadillos de las viñetas pertenecen a este diario y a sus cartas.

14.-El Papa Juan Pablo II la declaró santa el 21 de marzo de 1993. Propuso a Santa Teresa de los Andes como modelo para los jóvenes. Ha sido la primera mujer chilena reconocida como santa, el segundo santo chileno después de San Alberto Hurtado, la primera carmelita santa de América latina, y la cuarta Santa Teresa de la Orden del Carmelo, con la de Ávila, la de Florencia y la de Lisieux.

15.-El monasterio de los Andes se trasladó en 1988 al santuario de Auco. Los restos de Santa Teresa se veneran  en la cripta. Más de cien mil peregrinos llegan al santuario todos los meses. Los jóvenes chilenos realizan una peregrinación de 27 kilómetros desde Chacabuco, donde Teresa pasó parte de su infancia, al santuario de Auco, en silencio y oración. Su fiesta se celebra el día 13 de julio.

.

Texto y dibujos: Javier Prat Cambra.