SANTA TERESA DE JESÚS.

Introducción: Teresa de Jesús vivió en el siglo XVI. En 1970 el papa Pablo VI la proclamó Doctora de la Iglesia, la primera mujer entre 30 doctores, por la importancia de su doctrina, en su siglo y en la actualidad. No lo tuvo fácil en una época de grandes hombres, los santos y artistas del Siglo de Oro español. Declarada muerta de joven, monja reformadora  y andariega, escritora a la fuerza, poeta y mística, vigilada por la Inquisición y santa al final… Se celebra en este año el Quinto Centenario de su nacimiento.

1.-Teresa de Cepeda y Ahumada nació en Ávila el 28 de marzo de 1515. Su padre tuvo doce hijos, tres con Catalina, en un primer matrimonio, y  el resto con Beatriz, la madre de Teresa. Eran los tiempos de las reformas y contrarreformas que dividieron la Iglesia en cristianos católicos, anglicanos y protestantes, a veces incluso hasta llevarlos a la guerra.

2.-A los 6 años Teresa y su hermano Rodrigo se fugaron de casa para morir como mártires en tierra de los turcos musulmanes, entonces en guerra con el rey de España Carlos I, nieto de los Reyes Católicos. Sin embargo los descubrió un tío suyo a las afueras de Ávila, en un puente sobre el río Adaja.

3.-A la Teresa adolescente le gustaban los libros de caballerías, como al Quijote, que años más tarde escribiría Cervantes. Teresa soñaba con ser una gran dama rodeada de caballeros, por eso  dejaba que la cortejara un primo suyo. Su padre decidió que estaría mejor interna en un convento de monjas agustinas.

4.-Cuando Teresa tenía 13 años murió su madre. Entonces le pidió a la Virgen María que la adoptara y fuera su madre para siempre. Un tío suyo le prestó un libro, las “Epístolas de San Jerónimo”. Lo leyó durante una enfermedad que la sacó del convento. Sintió que su vocación sería la vida religiosa.

5.-A los 20 años Teresa entró, con la oposición de su padre, en el monasterio de la Encarnación de Ávila, de monjas carmelitas. Enfermó de gravedad y los médicos no sabían qué hacer con ella. El tratamiento de una curandera la dejó paralizada y la dieron por muerta. Durante cuatro días su padre no permitió que la enterraran. Estuvo tres años inválida en la enfermería del convento.

6.-Teresa pasó los siguientes doce años disfrutando de conversaciones y visitas en el monasterio. Sin embargo no estaba contenta.  En 1554, con cuarenta años, lloró rezando ante una imagen de Cristo llagado y flagelado. El fraile franciscano San Pedro de Alcántara la hizo comprender que Dios, y no el demonio, la estaba pidiendo algo nuevo.

7.-En 1562 salió del monasterio de la Encarnación y fundó el pequeño y pobre convento de San José a las afueras de Ávila, con otras doce carmelitas. Quería reformar la Orden del Carmen preocupándose solo de la oración y la sencillez de vida. Se le opusieron muchas veces y le apoyaron en ocasiones monjes, obispos y autoridades.

8.-Los veinte años siguientes los pasó Teresa abriendo otros diecisiete conventos reformados en Castilla y Andalucía. Recorrió miles de kilómetros a pie o en carro. La llamaban la monja andariega. Quería que sus monjas vivieran al servicio de la Iglesia con su oración, y que lo hicieran con alegría.

9.-Con la ayuda de San Juan de la Cruz inició también la reforma de los monjes carmelitas. El primer convento reformado lo abrieron en el pueblecito de Duruelo. Las dificultades fueron enormes. A Juan lo apalearon y lo encarcelaron en Toledo durante casi un año. Casi lo mataron de hambre hasta que consiguió escapar.

10.-Teresa escribió muchas cartas y poemas para las monjas de sus conventos. Por obediencia escribió además sus experiencias de oración y la historia de sus fundaciones. Sus libros son conocidos en la actualidad en todo el mundo: Libro de la vida, Camino de perfección, Moradas del castillo interior, Fundaciones…

11.-El Tribunal de la Inquisición  vigiló e investigó a Teresa de cerca por sus experiencias místicas y por sus escritos sospechosos de posible herejía. Uno de sus confesores la obligó a quemar uno de sus libros dedicado a comentar el Cantar de los Cantares, de la Biblia. A pesar de todo nunca fue llamada a declarar, ni encarcelada ni condenada.

12.-La oración de Teresa fue siempre fiel a lo que ella enseñaba a sus monjas. La oración había de ayudarlas a servir mejor y más de cerca a los demás, y siempre con alegría. A menudo las grandes señoras que la ayudaban con dinero esperaban milagros y visiones, mientas que Teresa las premiaba con un poco de humor.

13.-Estando en la fundación del convento de Sevilla, en 1575, un fraile carmelita llamado Juan de la Miseria, la hizo un retrato. Parece que a Teresa no le gustó mucho el resultado, aunque los comentarios que hizo fueron una muestra de su buen humor. Es el único que se conserva de su época.

14.-Teresa murió a los 67 años en el convento de Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582.  La Duquesa de Alba la había mandado llamar para asistir al parto de uno de sus hijos. La enterraron al día siguiente, que luego resultó ser el 15 de octubre, día en que la Iglesia celebra su fiesta, debido a un cambio en el calendario.

15.-Teresa fue beatificada en 1614,  declarada santa en 1622, y Doctora de la Iglesia en 1970, siendo la primera mujer a la que la Iglesia le ha dado este título. Su amigo Juan de la Cruz, en la viñeta en el cielo junto a ella, también es Doctor de la Iglesia.

Texto y viñetas. Javier Prat Cambra.