PRIMER DOMINGO

La Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con  Cristo vivo, en su palabra, en los sacramentos y en el prójimo.

El Papa en su mensaje de Cuaresma nos invita al ayuno, la oración y la limosna, para “redescubrir el Don de la Palabra de Dios, servir a Cristo, presente en los hermanos necesitados”.

En Cáritas trabajamos  que las personas se sientan acogidas, valoradas y queridas, desde la cercanía y la calidez, creando  espacios para la escucha, para compartir, y para la esperanza. Contribuyendo al desarrollo de todos, teniendo en cuenta sus capacidades, recuperando  su dignidad y autoestima.

La DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA nos pide que “no seamos neutrales, que busquemos las consecuencias de las injusticias sociales. Mirando si hay igualdad, si hay amor, si hay paz, si hay libertad… En especial para los más frágiles.

Según el Papa Francisco, cada vida que encontramos es un Don y merece  acogida, respeto y amor.   La palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla sobre todo, cuando es débil.