El pasado 9 de enero, sábado, más de veinte «Amigos» miembros de la «Asociación de amigos de Ángel de Almadén», se reunieron en Daimiel (Ciudad Real) para visitar los lugares más significativos en los que transcurrieron los primeros años de la vida del mártir Siervo de Dios Ángel de Almadén.

La Iglesia Parroquial de Santa María, fue el lugar donde se inició la visita. ´Su Párroco Don Valentín Vicente Sánchez recibió al grupo que se congregó alrededor de la pila bautismal donde el 23 de Julio de 1911 fue bautizado el Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sanchez- Cano.  En ese mismo lugar sus Amigos, llegados de diferentes lugares pero unidos por la misma convicción y propósitos, renovaron en esta visita las promesas que en su nombre hicieron sus  padrinos en sus respectivos bautismos. Dirigió la ceremonia el Parroco de Almadén y Consiliario de la Asociación Don Vicente Fernandez Espartero y González-Mohíño.

A continuación el grupo se dirigió al Monasterio de Nuestra Señora de la Victoria, Iglesia de las Mínimas, donde fueron recibidos por la Superiora Sor Rocío y otras hermaas que explicaron la razón de su congregación y la esperanza que tienen en que en breve la Hermana Sor Consuelo, natural de Daimiel muerta en 1956 y declarada Venerable, sea pronto canonizada. Los asistentes recibieron el regalo de un libro con su biografía y estampas conmemorativas.

De camino a la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol pasaron por la calle Mártires, antes Emilio Nieto, donde en su número 3 estuvo la casa donde transcurriero los primeros años de la vida del mártir Ángel.

A última hora de la mañana se visitó la Iglesia de San Pedro en la que esperaba para atender a los visitantes su Párroco Don Eulalio Asensio López.

Al finalizar cada una de estas visitas, los Párrocos respectivos y las Hermanas Mínimas recibieron como recuerdo de la Asociación una placa con la fotografía del Mártir Ángel, un ejemplar de su biografía y estampas recordatorios que servirán para que fieles de Daimiel conozcan a través de ellas el testimonio y la figura de Don Ángel.

Después del almuerzo que los asistentes se vieron acompañados por el Párroco de Santa María Don Valéntin Vicente Sánchez el grupo se dirigió a la Ermita del Cristo de la Luz, Padres Pasionistas, donde a las cinco y media de la tarde se celebró una Eucaristía. Dado que esta Iglesia ha sido designada como Puerta de la Misericordia los asitentes tuvieron la oportunidad de ganar el Jubileo del Año de la Misericordia.

Un cordial saludo a todos.